3044422-3091001

Comunicados, Notificaciones y descargables de interés

Respetados padres y madres de familia, acudientes y comunidad educativa

15 de Julio de 2020

Sea esta la oportunidad para exaltar y expresar nuestra infinita gratitud por el acompañamiento y apoyo incondicional que vienen realizando con sus hijos, nuestros estudiantes, desde los hogares, en estos tiempos tan singulares y particularmente complicados.

El COVID-19 ha profundizado las desigualdades mostrando el rostro del dolor, tristeza, angustia, miedo, desesperanza, pérdida de vidas y consecuencias devastadoras en la salud física y emocional de las personas.

El descuido inicial del Gobierno Nacional y su acción tardía produjo su propagación y solo la presión ejercida por los mandatarios locales para que se cerraran los aeropuertos y las fronteras hizo que éste decretara el aislamiento obligatorio en todo el territorio nacional.

Hoy después de dos meses de confinamiento, sin apoyo suficiente por parte del gobierno a los sectores más vulnerables, el nivel de contagio se ha aumentado progresivamente, son más de 30.000 personas infectadas, aumentando aceleradamente en los últimos días en más de 1.000 casos diarios de contagio y las primeras 1.000 muertes en el país.

Contamos 85 días alejados de las aulas de clases y en su lugar nuestros recursos y casas se convirtieron inesperadamente, de un día para otro, en los nuevos ambientes escolares, con inocultables deficiencias de conectividad, equipos, materiales y acceso al internet.

Nos preocupa, que, ante el avance del virus, la inexistencia de una vacuna y la crisis que atraviesa el sector salud, el -MEN-, anuncie mediante la Directiva Ministerial 11 del 29 de mayo, el regreso a clase de los estudiantes a partir del 1º de agosto con alternancia, es decir intercalando el trabajo en casa y asistiendo a las Instituciones Educativas, en dicho documento, el Ministerio, transfiere sus responsabilidades a las Secretarías de Educación y a los rectores de las mismas , para que respondan por la implementación de los protocolos de bioseguridad.

Este hecho es preocupante, al día de hoy, no están presupuestados menos asegurados, los recursos económicos para compra de materiales de bioseguridad tanto para estudiantes, como para acudientes, administrativos y maestros, tampoco, para la compra de insumos de desinfección sanitaria, contratación del personal de aseo y acondicionamiento de las plantas físicas.

Se ignoran las recomendaciones de los organismos de salud sobre las disposiciones para el transporte escolar, las aglomeraciones a la entrada, salida y recreo, la reducción del número de estudiantes por aula y el seguimiento riguroso a la salud de todos los integrantes de la comunidad educativa: más de 8 millones de niños y jóvenes, 12 millones de padres de familia y 320.000 maestros en todo el territorio nacional.

Debe resolverse la delicada situación que viven los profesionales y trabajadores de la salud, quienes, son la primera línea de atención y defensa de la vida, desde el principio de la pandemia han tenido que reclamar insistentemente ante el Gobierno Nacional y las ARL los elementos de protección personal: tapabocas, máscaras N-95, guantes, caretas, batas, overoles antifluidos y todas las medidas de bioseguridad para atender a pacientes sospechosos y positivos de COVID-19.

Sindical Internacional CENTRAL UNITARIA DE TRABAJADORES Carrera 13A # 34 – 54 Conmutador: 3381711 Fax: 2853245 A.A. 14373. Bogotá D.C. Colombia E-mail: fecode@fecode.edu.co / www.fecode.edu.co En estas condiciones adversas e inciertas, es irresponsable y trágico ordenar el retorno a clasesFECODE- solicita el retiro de la propuesta de alternancia, se debe proceder en dos rutas simultáneas, la primera, destinar y garantizar los recursos suficientes para la adecuación, los materiales pedagógicos, el mejoramiento de las condiciones para el trabajo académico no presencial en casa, para estudiantes y profesores, acceso gratuito a las TIC, la conectividad y el internet como derechos, respeto de los tiempos en casa para la jornada escolar, laboral y familiar y la segunda hasta que no disminuyan los niveles de contagio de forma significativa o se hayan establecidos medidas que permitan mitigarlos y no poner en riesgo la salud y menos la vida de los niños y jóvenes al momento de retornar a la educación en la presencialidad, valorar como determinantes las realidades institucionales, los estudios, resultados y recomendaciones conceptuadas por la comunidad científica y de salud. El -MEN-, no puede seguir ignorando las decisiones de los gobiernos escolares, la autonomía institucional, por el contrario, debe orientar para que estas instancias sean las que definan los criterios académicos para la flexibilización de las actividades escolares y la continuación del año lectivo. Nos preparamos para un regreso en el momento más oportuno, sin afanes por las metas y los rendimientos que el gobierno preocupado, no deja de imponer. Primero defendamos juntos la vida en condiciones dignas, ya tendremos el espacio para recibir con los brazos abiertos a nuestros segundos hijos y sin lugar a duda la alegría de la escuela volverá. Los invitamos, a sumarse con entusiasmo a la exigencia que de años atrás los maestros le presentamos al Gobierno Nacional de incrementar real y progresivamente los recursos para salud, educación, agua potable y saneamiento básico a través de la Reforma Constitucional al Sistema General de Participaciones, -SGP-. Hoy la actividad escolar, se sostiene gracias al esfuerzo, creatividad, recursividad e inventiva de ustedes y nosotros, el bienestar de nuestros niños y jóvenes es la prioridad.

Cuenten con nuestro apoyo decidido en esta crisis y después de ella, los maestros alzamos nuestra voz de protesta, hacemos causa común junto a otros sectores para que se aprueba una renta básica, como un incentivo económico temporal para atender las necesidades mínimas para los sectores más desprotegidos y desamparados del país.

Los maestros y maestras que hoy les escribimos nos comprometemos a seguir construyendo una escuela cargada del encanto, de sueños, más humana, con derechos e ilusiones, a redoblar esfuerzos con el propósito de lograr la mejor educación para sus hijos, a continuar exigiéndole al Estado que cumpla su papel de ser el garante del derecho a la vida, la salud, el trabajo, la paz, la educación, la vida y la democracia.

¡Por el bienestar de las comunidades educativas, vamos unidos con FECODE!

Reproduce: ASOCIACIÓN DE EDUCADORES DEL ATLÁNTICO-ADEA